Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 47 el Dom Jul 16, 2017 7:16 pm.
Últimos temas
» — » R A V E N «  X  { I D }
Mar Jul 31, 2018 5:27 pm por Raven

» — » F I R S T L O V E « {Priv. Perseus.}
Lun Jul 23, 2018 1:13 am por Gaia

» — » EL NUEVO INQUILINO « { PRIV. ROGEL RUSSO }
Jue Jul 19, 2018 10:34 pm por Rogel Russo

» BEACH DAY { PRIVADO FT. KYO }
Vie Jul 13, 2018 2:37 pm por Gaia

» ELIMINACIÓN DE CUENTA
Dom Abr 15, 2018 9:21 pm por Gaia

» EDITAR FICHA
Dom Abr 15, 2018 9:10 pm por Gaia

» RE-ACTIVACIÓN DE CUENTAS
Sáb Abr 14, 2018 2:22 am por Gaia

» MODERACIÓN DE TEMAS
Sáb Abr 14, 2018 1:49 am por Gaia

» BUZÓN DE QUEJAS
Sáb Abr 14, 2018 1:30 am por Gaia


— » DELIRIUM «  X  { F T. A Z A Z E L }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— » DELIRIUM «  X  { F T. A Z A Z E L }

Mensaje por Raven el Mar Abr 10, 2018 9:44 pm

» DELIRIUM ARE REAL «  X  { F R E E }
El fresco aroma a café era intenso, delicado y atormentador. Llegué a Moonreal en busca de una nueva vida, nuevos horizontes, nuevas personas. Acabé la escuela ya hacía unos dos años y juraba sentirme satisfecha con esa vida que llevaba hasta ahora pero a cada segundo mi cabeza jugueteaba con mis ideas, mis pensamientos penetraban mi consciencia y el corazón revoloteaba dentro de mi pecho como cuervo enjaulado. Llevé aquella taza de café hacia mis labios para rozarles en ésta y beber el líquido espumoso que ésta contenía, observaba un libro de hechicería que había comprado anteriormente en mi antiguo pueblo donde era muy normal que las "brujas" relucieran, era tan fascinante y emocionante que era difícil apartar los ojos de esas líneas tan perfectamente redactadas.

¿El sitio? Me encontraba en un café pagano, de esos dónde tienen música instrumental y clásica. Estaba en el mismo cielo, nadie estaba molestándome ni preguntándome cosas estúpidas, no habían niños gritando ni bebés llorando. A mi lado derecho se encontraba otra chica que al parecer tenía el mismo libro que yo, no le tomé mucha importancia después de que pagó su cuenta pues supuse que había perdido la oportunidad de hablarle puesto que no soy muy social pero sí de vez en cuando lo intento aunque no con mucho éxito. La chica se largó. Bebí nuevamente de mi café y tomé un cuaderno de pasta gruesa que tenía en mi mochila, claro, siempre cargo con mi mochila por obvias razones. Puedo encontrarme cráneos de animales, algunas plumas, piedras, tierra extraña, algún animal muerto, algo que realmente sirva de algo para experimentar con "rituales" grandiosos.

Disculpe. ¿El baño?. — Pregunté algo ansiosa. — Sí, vaya por ese pasillo hasta el fondo y gire a su izquierda. Ahí mismo está el baño para mujeres. — Respondió una chica curiosa del lugar, medio sonreí incómoda y guardé mis cosas en la mochila, la dejé en la silla y fui rápidamente al baño para no dejar mis útiles solos por tanto tiempo. Acababa de llegar, no podía confiarme. Camino al baño me encontré con la chica que estaba sentada del otro lado, aquella del libro similar al mío y me sonrió con cierto sarcasmo, devolví el gesto de la misma manera y soltó una pequeña risa. — No eres muy expresiva, ¿no?.— Preguntó mientras se aplicaba labial púrpura con delicadeza y muy sutil.— Supongo que eso no te importa, ¿O sí?— Respondí seguido a ella un poco grosera, el cuestionar mi comportamiento era algo que simplemente no soportaba pero sin diálogo no podía saber como era esta chica, sin extrañarme simplemente cerré la puertilla del retrete y me dispuse a hacer mis necesidades sin vergüenza ni descaro, rápidamente terminé y salí del cuartito dónde estaba el baño y me coloqué a su lado justo en el otro lavabo para acomodar mi cabello un poco y lavarme la cara. — Vi que leías lo mismo que yo, por eso despertaste mi interés. Pero como te diste cuenta, terminaste con ello. Buen día.— Dije al final después de lavar mis manos y salí del baño, la chica abrió los ojos algo sorprendida y me miró fijamente pero le ignoré, una vez que me llama la atención algo y lo echan a perder no hay vuelta atrás. Normalmente la actitud nació después de tantas cosas que me era imposible no ser así ahora, sin más caminé por ese pasillo y me fui a sentar nuevamente donde un panecillo con queso crema y mermelada de cereza me esperaba, no lo había pedido, así que lo observe extrañada y giré hacia la chica que estaba atendiendo en el lugar. Apunté hacia el postre y enarqué una ceja en seña de "¿Qué hace esto aquí?" y ella apuntó hacia la mesa donde la chica aquella había estado sentada. Se acercó la chica y se colocó a un lado mío para que no le llamaran la atención. — Sí, la chica que estaba en esa mesa lo ordenó pero no lo tocó. Cuando vino a pagar a la caja nos dijo que era para usted, así que solo lo traje a su mesa y no le pregunté si lo quería pero puedo retirárselo sin ningún problema.— Así que de eso se trataba, amistad no tan amistosa. La mujer se había dado cuenta que la miraba mientras estaba a lado mío. — No, déjalo. Está bien, ¿tú lo preparaste?.— Pregunté tranquila. — Sí señorita, yo lo hice. No se preocupe, no tiene veneno. — Bromeó la chica.— Si me disculpa, debo seguir trabajando, provecho. Llámeme si necesita algo más. — La chica salió del pasillo que llevaba a los baños y volteó a verme directamente, caminó hacia mi mesa y sin decir una sola palabra dejó una nota en la mesa justo a un lado del pan con mermelada, le observé y sonrió algo triste. Lo notaba en su mirar. Dio media vuelta y se fue. Eso de hacer amigos era lo mío después de todo, tomé la nota y decía:

"Supongo que no habrá un "después te veo",
después de todo no me interesa.
Así como tú dijiste, buen día Extraña."


Claramente la chica estaba por ahorrarme la vergüenza de acercarme a ella, pero como era una costumbre mía con esa estúpida defensa ofensiva pues lo había echado a perder nuevamente, al parecer eso de "nueva" vida estaba por comenzar y no de la mejor manera. No, no como lo imaginaba, pasaba de nuevo y no quería que fuese así pero no tenía opción. El mundo es maldito, la gente es desagradable y lamentablemente estúpida. Bien, ya no había nada que me distrajera, por desgracia, crucé mis piernas y solté un largo suspiro no aprobando lo apenas sucedido. No había más que hacer, la chica se había ido y no conocía la ciudad como para salir en su búsqueda, así que lo tomé solo como una advertencia de mi "nueva" vida. ¡Vale!

Ya sin preocuparme, bebí lo que quedaba de mi taza de café y ordené un poco más, estaba sumamente delicioso. Continué leyendo y ahora sí volví a sacar la libreta de mi mochila que por suerte no tocaron y una pluma de gel color negra. Comencé con mis símbolos de hechicería y demás, estaba tranquila, lo de la chica quizá era como una advertencia de que me dejara de esos pensamientos tontos, no buscaba una pareja sino una amiga, estaba sola, me sentía sola y no pasaba nada si no eramos iguales simplemente tenerla para mí sola pero por lo visto estaba maldita o quizá no había sido el momento.
I do not know what to tell you.

» DELIRIUM «  - CIUDAD - RAVEN
Raven
PerfilDatosBuzón
avatar
Mensajes :
5

Fecha de inscripción :
22/08/2017

Edad :
29

Ver perfil de usuario
Administrador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.